Comisiones informativas públicas, ¿por qué?

¿Qué es una comisión informativa?

Las comisiones informativas, hablando en plata, son las reuniones donde se preparan los asuntos que se llevarán al pleno. Si seguimos las atribuciones que el BOE le adjudica vendría a ser, prácticamente, lo mismo que acabamos de decir:

Art. 123.

1. Las Comisiones Informativas, integradas exclusivamente por miembros de la Corporación, son órganos sin atribuciones resolutorias que tienen por función el estudio, informe o consulta de los asuntos que hayan de ser sometidos a la decisión del Pleno […].

Logotipo del Boletín Oficial del EstadoDado que en ellas se preparan los temas que llegarán al pleno no entendemos que lleguen allí faltando datos, valoraciones o informes. Eso no debería ocurrir.

¿Cómo se organizan las comisiones, de qué tratan?

Las comisiones son, por poner un ejemplo que nos suene, como los ministerios del Estado. Un presidente de la nación, cuando accede al gobierno, decide cuántos ministerios se constituirán y sobre qué materias. Lo acabamos de ver. Igualmente, cuando se forma el gobierno local -el ayuntamiento-, el alcalde decide cuántas serán y qué temas tocarán las comisiones.

En Laredo tenemos estas nueve: Obras y Vivienda; Asuntos Sociales, Sanidad y Consumo, Cooperación, Inmigración, Igualdad y Agenda Local XXI; Cultura y Educación; Empleo, Promoción Económica, Comercio y Turismo y Festejos; Juventud, Deportes y Participación Ciudadana; Comisión Especial de Rehabilitación Integral de la Puebla Vieja; Hacienda, Patrimonio, Contratación y especial de Cuentas; Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo; Personal, Régimen Interior, Medios de Comunicación y Relaciones con el Mundo de la Mar.

¿Cómo nos afecta, como ciudadanía, que sean públicas o no?

Primero de todo: es nuestro derecho. Debería ser objetivo de todo equipo de gobierno, por no decir de toda corporación, establecer las medidas que fueran necesarias para que la transparencia sea lo normal, para que sea el estándar. Además de ser un derecho ciudadano, es la mejor forma de erradicar de nuestras instituciones a la corrupción y a su embajadora principal, la mentira. Así se recupera la confianza en la clase política, no hace falta inventar nada más.

Ocurre a veces que se citan asuntos tratados en comisión informativa (como en el vídeo) cuando ni siquiera sus actas se pueden consultar. ¿Por qué decir “se dijo o se hizo tal cosa en una comisión” si se votó en contra de que la ciudadanía tuviera acceso a ellas? Y también, ¿dónde está el “palacio de cristal” que prometió el alcalde al inicio de su mandato?

Además de los municipios que aparecen en el vídeo, también Madrid o Bilbao tienen comisiones informativas públicas, y cada día son más…

En esta ley (Medidas para la modernización del gobierno local), se estipula que los municipios tienen potestad para definir su reglamento y autoorganización. Dicho de otra manera: cada ayuntamiento tiene potestad para organizar su funcionamiento, lo que incluye si las comisiones deben ser públicas o no.

Esta ley se hizo para modificar, concretamente, la ley Reguladora de las Bases del Régimen Local, que era una ley principal por la que se regían los ayuntamientos y las comisiones informativas. Y sigue:

Disposición derogatoria única. Derogación normativa.

Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan, contradigan o resulten incompatibles con las disposiciones de esta ley […].

Debemos puntualizar que estamos de acuerdo en que hay excepciones. Se pueden dar situaciones especiales en una comisión y deben respetarse. Si aparecen datos personales durante la sesión estos deben tratarse a puerta cerrada (Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal). Pero esta situación no se da muy a menudo y, aunque así fuera, seguimos teniendo acceso al resto de la información.

Entonces, ¿vamos a tener comisiones informativas públicas por fin?

Dejamos a vuestra consideración valorar si el equipo de gobierno que dirige este municipio está cumpliendo con sus promesas de transparencia. Esperamos que se hayan dado cuenta de que miraban en la ley que no era y ahora estén dispuestas a cambiar su rechazo inicial. Que cambiaran de idea sería un acto de sabios, como dice el refrán…

En siguientes entradas del Blog de SSPL intentaremos averiguar por qué no se pueden hacer preguntas en los plenos. ¿También existe una ley que impide la participación ciudadana?…

Participa, este sitio es para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas