Set-ball o match-ball en el “Edificio Tenis” de Laredo

En el tenis el set-ball significa que si el jugador con ventaja hace el siguiente punto ha ganado el set, pero no el partido; mientras que el match-ball o bola de partido, quiere decir que el siguiente tanto te da la victoria en el encuentro. No sé si la aprobación, en el pleno extraordinario del 11 de abril, del proyecto de derribo parcial del edificio construido en el solar del antiguo Club de Tenis de Laredo, resuelve definitivamente el tema, es un match-ball, o por el contrario, es un acuerdo más, sin resolución definitiva, es decir, un set-ball.

La lentitud de este Ayuntamiento solo es comparable a la del poder judicial, por eso cuando se unen estas dos instituciones, Fotografía de las pistas de tenis, tal como se veían en los años 60como en el tema que nos ocupa, los tiempos de resolución de los problemas pueden durar décadas. El pleno extraordinario de la corporación pejina se reunió para aprobar un proyecto de derribo de parte del “Edificio del Tenis”. El proyecto de derribo fue realizado hace 10 años para cumplir una sentencia del Supremo de hace 20 años, por las irregularidades cometidas en un edificio construido hace 30 años. Aunque lo parezca no es broma, ni hay exageración alguna en lo que escribo.

La licencia para construir este edificio en primera línea de playa, y con mayor ocupación de la que debería tener según lo estipulado en el PGOU, se concedió en 1987 con la condición de que fuese un apartotel ya que el municipio no contaba con muchas plazas hoteleras. Durante la construcción los técnicos municipales comprueban que se pasa de volumen, es decir, que está ocupando más espacio del que debiera, pero el gobierno municipal no hace nada.

Terminada la obra resulta que el apartotel no tenía recepción, ni espacios comunes con su televisión, comedor, quizás un spa o piscina, servicio de habitaciones, … A pesar de haber ocupado más espacio del debido, del aparta-hotel, apartaron el hotel, y quedaron un conjunto de decenas de apartamentos con sus propietarios individuales, es decir, como cualquier edificio de viviendas. Pero, a pesar de todas estas irregularidades y de los informes técnicos desfavorables, el equipo de gobierno concede en 1989 la licencia de ocupación y desde entonces vive gente y tiene su luz, agua y los demás servicios… Pero eso sí, a efectos legales y fiscales sigue siendo un apartotel y todos los vecinos de Laredo sabemos que es un establecimiento hotelero (¿?).

Fotografía del Edificio Tenis actualComo la acción municipal, a pesar de los intentos de algunos concejales de la oposición de entonces, no es capaz de poner orden en este disparate, se recurre a la vía judicial y el desinterés de las diferentes corporaciones municipales junto a la lentitud de las sucesivas sentencias y autos judiciales nos llevan hasta esta situación 30 años después. En 1994 se inhabilita al entonces alcalde, Juan Ramón López Revuelta y parte del equipo de gobierno, por prevaricación. En 1999 se produce la sentencia firme del Tribunal Supremo que obliga a derribar la parte ilegal del edificio, vuelos y terrazas. En el 2009 se realiza el proyecto de derribo por la empresa Pentia. El pasado miércoles, 2018, se reúne el pleno del Ayuntamiento para aprobar ese proyecto técnico de derribo de 2009.

La sala de plenos abarrotada, totalmente llena por los vecinos del edificio de marras, quizás puso un poco nervioso al señor alcalde que fue bastante permisivo con alguno de los vecinos durante el pleno y, en cambio, cortó en más de una ocasión al portavoz de IU cuando estaba en su turno de palabra. La verdad es que es duro tratar sobre el derribo de un edificio que se construyó por las irregularidades cometidas por el entonces alcalde, que no es sino el padre del actual alcalde y de la portavoz del grupo socialista. Es que esto lo vemos en una película y decimos que el guionista se ha pasado con tan rocambolesca historia.

Imagen del final del pleno, cuando un vecino pidió la palabra y los concejales de PRC y el Alcalde se levantaron, dando por terminada la sesión.
Un vecino pide la palabra en el pleno.

Por si fuera poco, y para completar el vodevil, los portavoces de los grupos regionalista y popular, que llevan muchos años en este Ayuntamiento y en varios mandatos con responsabilidades de gobierno, tratan el tema como si hubiese aparecido ahora por primera vez. El portavoz regionalista se permite advertir al resto de los concejales y especialmente a SSPL que deben votar a favor, que no se pueden abstener o votar en contra. Dijo que él tenía 13 años cuando se construyó el edificio, pero cuando se realizó este proyecto de derribo solicitado por el equipo de gobierno de entonces, el año 2009, formaba parte del equipo de gobierno, si lo tenía tan claro, ¿por qué no resolvió el problema entonces? El portavoz del PP que dijo que estamos obligados a votar a favor, también formaba parte de ese gobierno municipal y posteriormente, entre el 2011 y 2015 fue alcalde, ¿entonces no estaba obligado a cumplir la sentencia?

Se aprobó el proyecto con los votos favorables del PSOE, PP y PRC y la abstención de SSPL e IU. Ya tenemos proyecto -en realidad ya lo teníamos desde enero de 2009- pero no está clara todavía ni la financiación, ni la ejecución de la obra. Lo que preocupa a los vecinos y vecinas de Laredo es ¿quién va a pagar los más de tres millones de euros que cuesta el derribo? Creo que para llegar al match-ball de este tema hay que jugar otro set, y esperemos que no dure otros diez años.


Fotografía pequeña de Jesús, el autor.Texto y fotos: Jesús Hernández Conde

Ilustraciones: Grupo Comunicación SSPL


Participa, este sitio es para ti.

9 comentarios sobre “Set-ball o match-ball en el “Edificio Tenis” de Laredo

  • el 25 abril, 2018 a las 8:51 pm
    Permalink

    “Lo que más disuade a los ciudadanos de violar la ley no es la exagerada gravedad de la pena, sino LA INEXORABILIDAD DE LA JUSTICIA. No se debe aplicar castigos inhumanos, sino aplicar castigos relativamente leves pero CON TODA SEGURIDAD”.
    (“De los delitos y las penas”, 1764, C. Beccaria)

    Respuesta
  • el 26 abril, 2018 a las 9:37 pm
    Permalink

    Yo dejo aquí una imagen, que dicen que vale más que mil palabras. Estoy totalmente de acuerdo con esa cita que aportas, Javi. En base a eso, no entiendo que se pueda tener esta actitud de la imagen…

    https://i.imgur.com/tnr8liW.jpg

    Respuesta
    • el 28 abril, 2018 a las 10:57 am
      Permalink

      Efectivamente, una imagen dice mucho. Pero las actitudes no son tema central en Política o Derecho. Cuentan más los hechos.
      Vemos una pancarta de un vecino proclamando una opinión. Está en su derecho de HACER eso.
      Hay grandes espacios libres del dichoso edificio que pertenecen a todo el pueblo.
      Ahora quiero ver colgada la pancarta de SSPL pidiendo el cumplimiento de la Ley y el derribo que ordena. (Aunque solo sea para que vuestra actitud también sea visible en el edificio… ¿no?)

      Respuesta
  • el 28 abril, 2018 a las 9:30 am
    Permalink

    …¡Mejor no hablar de actitudes…!
    Si la Justicia inexorablemente ha puesto orden, NO HA SIDO por la actitud de ningún partido, asociación vecinal, comunidad de vecinos o indignación del pueblo. Recordemos que ha sido por la obstinación y los redaños de un particular, de UN SOLO vecino que ha confiado hasta el final en las Leyes.
    De la actitud de Laredo, así, en global, poco se puede decir.

    Respuesta
  • el 28 abril, 2018 a las 10:57 am
    Permalink

    En efecto, la Justicia ha puesto orden por una denuncia particular y no por la acción de la Administración ante el cúmulo de irregularidades cometidas como hubiese sido deseable. Sin embargo, si pongo un pero a la justicia en este caso y es su lentitud, “Una cualidad de la Justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia”.
    Jean de la Bruyere (1645-1696)

    Respuesta
    • el 28 abril, 2018 a las 11:34 am
      Permalink

      Sí. Y ya por citar, la frase de alguien más cercano que un italiano o un francés (aunque lejano en el tiempo): “Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”, Séneca (s.II a.C.).
      Yo solo quería resaltar una sensación personal difusa de que algo heroico y magnífico ha sucedido: ni el peso terrible de la Administración, o la aquiescencia y el silencio de los más, han podido con la determinación de un ciudadano solo que clamaba pidiendo justicia…
      Estoy seguro de (o confío en) que ahora que se reclama justicia también con vuestra voz, las cosas irán más rápido.
      Gracias.

      Respuesta
  • el 28 abril, 2018 a las 11:53 am
    Permalink

    Eso esperamos y por eso estamos solicitando la ejecución de otra sentencia firme desde hace años: el caso de la permuta ilegal cometida también en 1987 y que resultó favorable al Ayuntamiento que debe cobrar una deuda millonaria de la empresa Proinasa y no se está ejecutando. Ojalá en este caso la JUSTICIA SEA TAMBIÉN INEXORABLE, AUNQUE TARDÍA.
    Por cierto, también gracias a una denuncia particular.

    Respuesta
    • el 29 abril, 2018 a las 12:56 pm
      Permalink

      …Pues es verdad, se me olvidaba ese otro caso. ¿Y no se puede pedir la asistencia de organismos superiores? Simplemente, ¿no se cumple la ley ni se acatan las sentencias de los jueces? ¿Es esto simplemente un asuntillo municipal…?
      La postal que sale es deprimente, terrorífica, alarmante. Laredo, ciudad sin ley. Donde mandan los constructores y los políticos corruptos. El gobierno del dinero negro. Un sistema para administrar que se cisca en el Estado de Derecho…
      Políticamente, éticamente, si la autoridad no cumple la ley, está justificada la lucha armada o el alzamiento popular…
      Es tan terrible, que me parece imposible que no se pueda forzar el cumplimiento de las sentencias judiciales. El Estado ya ha intervenido directamente en la gestión de algún ayuntamiento en rebelión… Esto es feísimo y profundamente antisocial.
      Esto no es ya cuestión de fincas o aleros… ¡se está hablando del delito libre y la pedorreta a los jueces!
      Qué pena. Qué miedo.

      Respuesta
  • el 28 abril, 2018 a las 1:05 pm
    Permalink

    Hay grandes espacios libres del dichoso edificio que pertenecen a todo el pueblo.

    Pues no sé a cuáles te refieres… Ese edificio es privado, con su superficie alrededor incluida, supongo. El edificio está cerrado porque es un apartahotel, al menos, esa es la licencia que tiene, así que supongo que puede cerrar alrededor, como han hecho.

    Vemos una pancarta de un vecino proclamando una opinión. Está en su derecho de HACER eso.

    Por supuesto que tiene derecho a expresar su opinión, faltaría más. Supongo que una imagen puede decir más que mil palabras, pero no tienen por qué ser las palabras que uno quiere dar a entender… = D

    Lo que me disgustaba, y que me veo obligado a explicar si no quiero que se entienda otra cosa, es que esa persona llame la atención sobre su vivienda adaptada, intentando, en mi opinión, forzar la mano de la gente emocionalmente. Pero, ¿no tiene los mismos derechos y obligaciones una persona que necesita una vivienda adaptada que otra que no? Es por eso que esa actitud, la de apelar a los sentimientos de la gente para evitar el peso de la ley, me parece de mal gusto. Y esta también es una opinión, obviamente.

    Ahora quiero ver colgada la pancarta de SSPL pidiendo el cumplimiento de la Ley y el derribo que ordena. (Aunque solo sea para que vuestra actitud también sea visible en el edificio… ¿no?)

    Bueno, no sé por las compañeras de la agrupación pero, desde mi punto de vista, ya solicitamos el cumplimiento de la ley en nuestras declaraciones en plenos y notas de prensa. Poner pancartas me parece excesivo para SSPL y ponerlas en ese edificio no creo que fuera positivo para favorecer la paz del vecindario de Laredo y el entendimiento mutuo. Y además, como dije antes, el edificio es privado…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas