Entre ”dejarlo sobre la mesa” y la meritocracia de los partidos

En el lenguaje político municipal, la expresión dejarlo sobre la mesa se utiliza cuando un tema no está claro, falta información o no está lo suficientemente debatido en comisión. La mesa del pleno municipal se está llenando de temas. En esta mesa a rebosar se encuentran los presupuestos de varios años, modificaciones de crédito, reconocimientos de deuda, algunas mociones y ahora también los proyectos para mejorar los barrios.

El pleno ordinario del mes de abril duró casi cinco horas. Podríamos pensar que se acordaron muchas iniciativas para el municipio y que el esfuerzo de nuestros ediles después de cinco intensas horas de debate y acuerdos tuvo buenos resultados. Pues nada más lejos de la realidad, el único acuerdo, adoptado por unanimidad, fue solicitar al Gobierno Regional que retire la escollera de piedras del inicio de la playa. Otros dos acuerdos se adoptaron por mayoría en tan maratoniano pleno: solicitar a las Cortes Generales que cumpla con el pacto firmado por todos los partidos sobre financiación contra la violencia de género y el otro acuerdo es solicitar que no haya discriminación hacia las mujeres lesbianas.

Como podrán suponer fue más importante, para la política municipal al menos, lo que no se aprobó, lo que en el lenguaje político municipal se denomina dejar sobre la mesa. En efecto, se dejó sobre la mesa todo el tema económico. En el primer punto se presentaban para su aprobación facturas por valor de algo más de 100.000 euros y todos los grupos de la oposición presentaron dudas sobre la validez de algunas de las facturas. Con lo cual se dejó sobre la mesa para aclarar las dudas y volverlo a traer.

El otro tema que quedó sobre la mesa fue el proyecto de mejora de los barrios. Después de dos años se presentaba un proyecto de mejora para el barrio de San Antonio y otro para el barrio de San Lorenzo-Pelegrín. Sobre el primero ninguno de los portavoces puso ningún inconveniente, pero el segundo que se presentaba, dividido en tres proyectos, suscitó alguna duda. A pesar de que ya se había planteado la posibilidad de votar los proyectos por separado, el PP y el PRC solicitaron que todo el proyecto quedara sobre la mesa y por 8 votos (PP y PRC) a favor y 7 (PSOE y SSPL) en contra, con la abstención de IU, se dejó para más adelante. No entiendo por qué no se aprobó, al menos, el proyecto de San Antonio. Creo que PP y PRC a la hora de votar pensaron más en las próximas elecciones que en la mejora de los barrios.

Dejar tantos temas sobre la mesa en el pleno demuestra que el trabajo previo no se hace bien. Si los temas vinieran lo suficientemente informados y debatidos en las Comisiones Informativas, su debate en el pleno sería más fácil. No parece que haya mucho contacto entre los concejales antes de los plenos para consensuar los Marco de foto con una imagen de dos dedos pintados como si fueran dos mujeres, sosteniendo un corazón de fieltro rojo.temas que se traen. ¿Para que sirve la Junta de Portavoces que se celebra antes de cada pleno?

Sobre las mociones presentadas, también podían consensuarlas antes y no hacer el ridículo o perder el tiempo presentándolas. El PP presenta una moción para que el pleno apoye los Presupuestos Generales del Estado. ¿Qué sentido tiene esta propuesta? Sabe que no se va a aprobar y aunque saliera aprobada no serviría para nada. A no ser que el Partido reconozca como mérito el haberla presentado y haberla aprobado. Igual eso te da puntos para situarte bien de cara a cargos o listas futuras.

Lo mismo sucede con las mociones presentadas por el grupo socialista. Una moción para que no se discrimine a las mujeres lesbianas, así en general, sin hacerlo extensivo a todo el colectivo LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) ni planteando alguna iniciativa para el municipio, como planteó SSPL. Es como si, para sumar méritos dentro del partido, sea más valorado no variar ni un ápice la propuesta: por presentarla, un punto; por no modificarla, otro punto; por aprobarla, tres puntos.

La otra moción presentada por los socialistas estaba también relacionada con los Presupuestos Generales del Estado y cabe decir lo mismo que la presentada por el PP. En este caso se solicitaba a los parlamentarios que se incluya la partida aprobada por el pacto firmado por todos los partidos y comunidades autónomas sobre financiación contra la violencia de género. Por mucho que una parte de esa partida vaya dirigida a la Administración Local, esto no lo deciden las Corporaciones Locales, sino las Cortes. El señor Liz planteó que retiraba su moción de los Presupuestos, si el PSOE retiraba la suya. Si la señora López hubiese aceptado, nos hubiésemos ahorrado una hora de pleno, … pero no hubiese sumado otros cinco puntos a su carrera de méritos en el partido.

¿Por qué no dejan sobre la mesa los intereses de partido?

En ruegos y preguntas se pusieron de manifiesto temas importantes que no se están resolviendo a pesar de que salen mes tras mes: el deterioro hasta el peligro de la Puebla Vieja, el cobro de la deuda de Proinasa, las contrataciones de servicios y personal, … A nada de ello responde el alcalde. SSPL anunció que ante la falta de respuestas acudirá a los Tribunales. Aquí, asistimos también a la boutade del portavoz del PRC instando al alcalde a someterse a una cuestión de confianza. No me quedó muy claro por qué la solicitaba, si era por los presupuestos, después de tres años sin ellos, ¿no “llega tarde” señor Diego?


Texto: Jesús Hernández Conde

Ilustraciones: Grupo Comunicación SSPL


Participa, este sitio es para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas