Skip to content

Transfuguismo familiar y el juego de las sillas.

Posted in Plenos municipales

Last updated on 17 mayo, 2019

En el último pleno municipal asistimos a una situación sorprendente. Tres de los cinco concejales del grupo socialista que gobierna nuestro Ayuntamiento, abandonaron el grupo y pasaron a ser concejales no adscritos. Esto quiere decir que se convierten en tránsfugas ya que no dejan sus cargos y uno de ellos es el propio alcalde. Yo no sé si habrá algún otro caso en la historia de nuestro país. Nos quedamos con un alcalde tránsfuga y que no tiene detrás a ningún grupo municipal, tan sólo a dos concejalas tránsfugas. Laredu es muchu.

El mandato termina tan sorprendentemente como comenzó hace cuatro años. Recuerden que empezó con el nombramiento de un alcalde que era el número 9 de una candidatura que consiguió 5 representantes. Tuvieron que dimitir los candidatos que estaban delante y renunciar a la alcaldía los cuatro concejales electos. Todo eso hizo el PSOE para nombrar alcalde a Juan Ramón López Visitación, porque era el hijo del que iba como número 1 de la candidatura pero que tuvo que retirarse por ser imputado en un proceso judicial por presunto delito urbanístico.

El padre, Juan Ramón López Revuelta, había sido alcalde 20 años antes y dejó de serlo por una sentencia judicial que le inhabilitó por prevaricación. Desde entonces, el señor López Revuelta ha continuado intentando estar en el Ayuntamiento, bien con las siglas del PSOE o con otros partidos creados para ello, bien directamente o bien mediante familiares interpuestos (hermano, hija, hijo, …).

Yo todo esto cuando lo cuento a algún amigo de fuera de Laredo, alucinan y me dicen que no puede ser verdad, que exagero, que tengo una imaginación desbordante. Ya quisiera yo poder inventar una historia tan ocurrente.

Pues la historia continua. Después de toda la movida que hizo el PSOE para hacer alcalde al hijo del antiguo alcalde teniendo como principal escudera a otra hija, es decir, a su hermana, resulta que en el último pleno el alcalde y la teniente de alcalde, o sea la hermana e hija del anterior alcalde, abandonan el grupo municipal del PSOE, es decir, se convierten en tránsfugas porque no dejan sus cargos. Todo ello porque el padre, es decir, el antiguo alcalde, vuelve a intentar asaltar el Ayuntamiento con otro partido, Hacemos Laredo, en cuya candidatura van sus hijos. Ni a los guionistas de Juego de Tronos se les ocurre una historia de lucha por el poder tan tenaz y retorcida.

Además de “la toma de conocimiento del paso a la consideración legal de miembros no adscritos del alcalde y dos concejalas”, el otro tema del orden del día era una modificación de créditos para hacer frente a la financiación de los proyectos de Corporaciones Locales 2019. Aunque todos los grupos pusieron objeciones, se aprobó por unanimidad dado que se trataba de contratar, aunque con contratos temporales, a 79 personas.

Lo más curioso y gracioso, si me permiten la expresión, de la sesión plenaria, fue el movimiento en la disposición de los concejales en el pleno. La nueva portavoz del PSOE, Charo Losa, exigió la reestructuración en la colocación de los grupos y se levantó todo el lado izquierdo de la mesa colocándose primero las concejalas de SSPL, después el grupo del PSOE que queda con dos miembros, a continuación IU, y en la esquina, las dos concejalas tránsfugas. Parecía el juego de las sillas. Ya saben, suena una música y cuando para, el último se queda sin silla. Yo me imaginaba la música de Camela que salió en varias intervenciones, ya que ni la Concejala de Festejos sabía quién y cómo se ha contratado a este popular grupo para actuar el 27 en Laredo. Para completar el vodevil cutre, imaginemos a Camela cantando “Háblale de mí” mientras cambian de sillas:

«… porque se ha ilusionado
con otro nuevo amor,
me ha dicho que lo siente
y que no le guardes rencor

Habrá que esperar a las próximas elecciones para ver quién se queda sin silla. A la exportavoz socialista, hija y hermana de alcaldes, no le gustó nada el cambio de sillones. Lo sorprendente es que este tema de la colocación parece que es lo único que va a cambiar, ya que el alcalde, a pesar de todo, sigue de alcalde y por tanto en el centro de la mesa como Jesús en la Última Cena.

En los ruegos y preguntas los diferentes portavoces criticaron la situación del Ayuntamiento y recriminaron al alcalde y las concejalas tránsfugas que no dimitieran de sus cargos. Destacó la intervención de la portavoz de SSPL, precisa y contundente, mientras que el resto de los portavoces parecen resignados y más pendientes de las próximas elecciones que de la situación actual de nuestro Ayuntamiento.

Caso aparte fue el silencio del portavoz del PP, el señor Liz, que comenzó el mandato animando los debates del pleno con intervenciones a veces exageradas y que se ha ido apagando hasta llegar a desaparecer. El único de los cinco concejales populares que se presenta a las próximas elecciones, ni siquiera intervino en un pleno tan especial. Parece que en este lado de la mesa también están jugando al “juego de las sillas”.

El pleno terminó, y creo que será el último, con un alcalde desbordado, sin ninguna autoridad ni siquiera para poner orden en la sala. Todo el mundo hablaba a la vez, se intervenía sin estar en posesión del turno de palabra, el público aplaudía, … en fin, un espectáculo bastante lamentable.

Participa, este sitio es para ti.

One Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso y nuestra política de cookies. Pulsa sobre este enlace para obtener más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas